¿Qué es el Realfooding?

El Real food o la comida real, son todos aquellos alimentos que provienen directa o casi directamente de la naturaleza: Verduras y hortalizas, frutas, frutos secos, semillas, legumbres, pescado, huevos, carne, cereales integrales, lácteos, hierbas, especias…Lo que diferencia a estos alimentos del resto es que no están procesados, o sólo mínimamente, manteniendo así su integridad y sus propiedades originales. 

En las últimas décadas, la alimentación se ha centrado únicamente en los nutrientes y las calorías, en lugar de centrarse en los alimentos de los que estos provienen. Hablamos en términos de hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales… pero la realidad es que no todas las grasas son iguales, y lo importante no es cuántas calorías tiene un alimento, sino la calidad de las mismas. Por otro lado, no solo las calorías de un alimento son asimiladas por nuestro cuerpo, sino que los colorantes, conservantes y aditivos en general también son asimilados y afectan a nuestro comportamiento y a nuestra salud.

Es en torno a este concepto que nació el movimiento Realfooding, promovido principalmente por el nutricionista e influencer Carlos Ríos. El Realfooding tiene como objetivo mejorar la salud de la población a través de la alimentación. A grandes rasgos, es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados. Pero también es una revolución que lucha con conocimiento y conciencia denunciando el lado más dañino de la industria alimentaria.

El Realfooding propone llevar una alimentación saludable, basada en alimentos reales, priorizando vegetales. También apoya el consumo de aquellos productos mínimamente procesados, o ‘buenos’ procesados, como son las conservas de pescado y legumbres, los yogures, el aceite de oliva o los congelados de fruta y verdura,  ya que no entrañan ningún riesgo a largo plazo para la salud. Sin embargo, otros alimentos como el vino, la cerveza, el embutido, el pan blanco, los rebozados o los fritos no son ultraprocesados per se, pero no son necesariamente beneficiosos.

Como puedes ver, no hay una lista concreta que separe los buenos procesados de los malos, solo unas normas generales que nos enseñan a ser críticos con los alimentos que compramos y consumimos. Por ejemplo, Carlos Ríos indica que un buen procesado no debería tener más de 5 ingredientes, entre los cuales no se encuentren cantidades significativas de azúcar, harina refinada o aceite vegetal refinado.

Otro de los preceptos principales del Realfooding es que ‘La comida real se cocina’.  En las últimas décadas, hemos experimentado un cambio rápido en la manera en la manera en la que procesamos y consumimos nuestra comida, convirtiéndola en la mayor causa de morbilidad y mortalidad. La educación alimentaria, tradicionalmente a cargo de la familia, se está perdiendo debido a los cambios en nuestros estilos de vida. Las nuevas generaciones no saben qué es un alimento real o cómo cocinarlo.

Nuestra misión es recuperar la pasión por la cocina, y enseñarte cómo preparar comida real que además esté deliciosa ¡Te sugerimos estas 5 recetas para que no te cueste nada convertirte en Realfooder!

Lubina al horno

Judías verdes con patatas

Ceviche de corvina

Escalivada

Ensalada de quinoa

(Visited 31 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *