Natillas caseras

Las natillas son un postre casero de toda la vida, pero de la casa de otros, porque en la nuestra se hacían de polvos claro. Así que decidimos preparar unas natillas caseras para descubrir la mejor combinación de aromatizantes, dando por hecho que la receta en sí no tendría mucho secreto. Pero cuál fue nuestra sorpresa cuando nos pusimos a cocinar y obtuvimos 5 niveles distintos de huevos revueltos azucarados.

Probamos de todo, y después de MUCHOS intentos fallidos descubrimos que el único truco para hacer unas buenas natillas está en la cocción. Como bien explican los hermanos Torres, cocinarlas al baño maría garantiza una textura sedosa y sin grumos. Habiendo solucionado el problema principal, solo faltó decidir los aromatizantes. Lo bueno es que después de 10 recetas fallidas el sabor lo teníamos claro: cuanto más mejor. Así que en vez de elegir entre vainilla, canela o limón decidimos incluirlos todos.

CategoríaDificultadMedia

Cantidad5 Raciones
Preparación3 hrsCocción20 minsTotal3 hrs 20 mins

Ingredientes

 4 Yemas de huevo
 50 g Azúcar
 125 ml Nata líquida
 200 ml Leche
 15 g Maizena
 1 Rama de canela
 La piel de un limón
 Media vaina de vainilla

Cómo preparar unas natillas caseras

1

Coloca en una cazuela 170ml de leche, la nata, la rama de canela, la piel de limón y la media vaina de vainilla. Calienta la leche hasta que hierva, apaga el fuego, y deja reposar como mínimo 5 minutos. Cuando haya reposado, vierte la mezcla en un bol pasándola por un colador.

〉Cuanto más tiempo repose la leche mayor será el aroma de la misma, lo ideal es dejarla reposar toda la noche.

2

Blanquea las yemas junto con el azúcar en un bol.

〉Blanquear es batir las yemas y el azúcar hasta que el color de la mezcla pase de amarillo fuerte a amarillo pálido. También aumentará ligeramente el volumen y te dolerán los antebrazos.

3

Disuelve 15 g de maizena en 50 ml de leche. Añade la mezcla a las yemas.

4

Vierte poco a poco la leche FRÍA, o como mínimo templada, sobre las yemas, batiendo constantemente para incorporar bien los ingredientes

〉Spoiler alert: si viertes la leche caliente vas a tener huevos revueltos con sabor a leche merengada.

5

Coloca el bol sobre una olla con agua al fuego para cocinar las natillas al baño maría. Remueve constantemente con una pala de madera, y de vez en cuando pasa la varilla para deshacer cualquier grumo que se pueda haber formado, evitando que se formen burbujas. Recuerda que las natillas no deben hervir en ningún momento.

6

Cocina durante 10 minutos o hasta que la espuma de la superficie desaparezca. Sabrás que están listas cuando al pasar el dedo por la cuchara de madera quede un rastro visible. Divide las natillas en recipientes individuales y déjalas enfriar completamente en la nevera, unas 2 horas.

7

Sirve las natillas con una galleta maría o decóralas como más te guste. Y si te han salido a la primera llámanos que te contratamos como repostero. Nosotros tardamos una semana en hacerlas.

 

Información nutricional

Raciones 5


Cantidad por ración
Calorías 203
% Valor Diario *
Grasas 13.9g22%
Grasas saturadas 7.7g39%
Sal 0.3mg1%
Carbohidratos 16.2g6%
Azúcares 12.2g
Proteína 4.2g9%

* Los porcentajes diarios se basan en una dieta de 2.000 calorías. Tu valor diario puede ser mayor o menor dependiendo de tus necesidades calóricas.

Ingredientes

 4 Yemas de huevo
 50 g Azúcar
 125 ml Nata líquida
 200 ml Leche
 15 g Maizena
 1 Rama de canela
 La piel de un limón
 Media vaina de vainilla

Preparación

1

Coloca en una cazuela 170ml de leche, la nata, la rama de canela, la piel de limón y la media vaina de vainilla. Calienta la leche hasta que hierva, apaga el fuego, y deja reposar como mínimo 5 minutos. Cuando haya reposado, vierte la mezcla en un bol pasándola por un colador.

〉Cuanto más tiempo repose la leche mayor será el aroma de la misma, lo ideal es dejarla reposar toda la noche.

2

Blanquea las yemas junto con el azúcar en un bol.

〉Blanquear es batir las yemas y el azúcar hasta que el color de la mezcla pase de amarillo fuerte a amarillo pálido. También aumentará ligeramente el volumen y te dolerán los antebrazos.

3

Disuelve 15 g de maizena en 50 ml de leche. Añade la mezcla a las yemas.

4

Vierte poco a poco la leche FRÍA, o como mínimo templada, sobre las yemas, batiendo constantemente para incorporar bien los ingredientes

〉Spoiler alert: si viertes la leche caliente vas a tener huevos revueltos con sabor a leche merengada.

5

Coloca el bol sobre una olla con agua al fuego para cocinar las natillas al baño maría. Remueve constantemente con una pala de madera, y de vez en cuando pasa la varilla para deshacer cualquier grumo que se pueda haber formado, evitando que se formen burbujas. Recuerda que las natillas no deben hervir en ningún momento.

6

Cocina durante 10 minutos o hasta que la espuma de la superficie desaparezca. Sabrás que están listas cuando al pasar el dedo por la cuchara de madera quede un rastro visible. Divide las natillas en recipientes individuales y déjalas enfriar completamente en la nevera, unas 2 horas.

7

Sirve las natillas con una galleta maría o decóralas como más te guste. Y si te han salido a la primera llámanos que te contratamos como repostero. Nosotros tardamos una semana en hacerlas.

Natillas caseras
(Visited 102 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *