tarta de queso

¿Estás buscando la receta perfecta de tarta de queso? Sí, lo sabemos, llamarla ‘‘la receta perfecta’ suena un poco atrevido, sobre todo hablando de pasteles de queso, para el cual muchos tienen su propio favorito. Pero es que este es simplemente el mejor pastel de queso que hemos probado y preparado. Se basa en la mundialmente famosa tarta del restaurante La Viña de San Sebastián.

Este es un clásico pastel de queso con un delicioso centro derretido y cremoso. Es denso, rico y sirve a un pequeño ejército. Justo cuando crees que has hecho suficiente te darás cuenta de que te han dejado sin trozo.

Ingredientes necesarios

Cantidad8 Raciones
Preparación10 minsCocción35 minsTotal45 minsRating
 500 g Queso crema (tipo Philadelphia)
 150 g Azúcar
 250 ml Nata
 1 Pizca de Sal
 3 Huevos
 20 g Harina
 15 g OPCION A: Idiazábal (o queso curado de oveja)
 1 cucharaditas OPCION B: Vainilla
 1 cucharaditas OPCION B: Zumo de limón

Cómo preparar la tarta de queso

1

Bate el queso, el azúcar y la sal a velocidad media hasta que esté en pomada; cremoso y uniforme.

2

Reduce la velocidad e incorpora los huevos uno a uno.

3

Añade la nata, la harina y el queso rallado muy finito (o el limón y la vainilla si haces la otra versión), pasándolos por un tamizador, y bate durante 1 minuto más.

4

Vierte la mezcla en un molde redondo desmoldable de 23 cm de diámetro previamente forrado con un papel de horno.

〉La mejor forma de forrarlo es haciendo una pelota con el papel primero, para que sea más fácil moldearlo después. No hace falta forrar el molde diligentemente, basta con asegurarse de que la base y los lados están completamente cubiertos, y que sobresale algo de papel para que la tarta pueda subir en el horno.

5

Hornea a 220ºC durante 35 minutos para un resultado extra líquido y decadente o 40 minutos si quieres un pastel más sólido.

〉El pastel original está ligeramente crudo por dentro y se deshace al cortarlo. Sin embargo, tras reposar un día en nevera tiende a solidificarse. Dependiendo de cuándo vayas a comerlo puedes dejarlo reposar en nevera (se compactará) o cocinarlo durante 40 minutos para asegurarte de que está completamente cocinado si prefieres un resultado más sólido. Si quieres que mantenga el centro líquido, consérvalo fuera de la nevera.

6

Procede a llevar este pastel a todas tus cenas, fiestas y celebraciones hasta que te hagas famoso por hacer el mejor pastel de queso del planeta y todos tus amigos insistan en que te apuntes a MasterChef.

¿Quieres ver la receta paso a paso en vídeo? Nosotros grabamos la receta doblando las cantidades para hacer un pastel extra grande, pero si pensabas comértelo en casa de una sentada viendo Operación Triunfo te recomendamos que prepares la receta original.

Cómo adaptar la tarta a tu gusto

Recetas de este pastel se pueden encontrar a montones, pero seamos realistas: este postre tiene truco y ningún implicado lo divulgará de buena gana.

Por ello tuvimos que hacer montones de experimentos hasta que encontramos el equilibrio perfecto de sabor, y por el camino nos enamoramos de dos versiones distintas:

  • Para los más auténticos amantes del queso: esta es la versión más auténtica, con la que obtendrás el sabor exacto de La Viña. El secreto de esta tarta de queso reside en añadir una puntita de queso Idiazabal.
  • Para los más golosos: a pesar de no ser tan fiel a la original, descubrimos que añadiendo una cucharadita de zumo de limón y una de vainilla conseguíamos el sabor perfecto entre dulce y salado. Casi nos atrevemos a decir que es nuestra versión favorita.

Apta para intolerantes a la lactosa

Lo mejor de esta receta es que funciona igual de bien con alternativas sin lactosa. Si eres intolerante, utiliza queso crema y nata sin lactosa y no tengas miedo a añadir el queso de oveja, ya que pierde su contenido en lactosa durante su largo proceso de maduración.

¿Por qué cocinarla a alta temperatura?

A diferencia de la mayoría de los pasteles, que suelen cocinarse a 180ºC esta tarta se cocina a 220ºC. Esto se debe a que la base de este pastel no es harina, sino ingredientes líquidos como queso, huevos y nata. Por ello necesitamos mayor temperatura para solidificar.

¿Por qué no cocinarlo a 180ºC durante más tiempo entonces? Por qué entonces no podríamos conseguir el delicioso corazón derretido que convierte este pastel en el más cremosos de los pasteles de queso. Gracias a la alta temperatura, las capas externa de pastel se doran rápidamente, creando una capa protectora que evita que el centro se cuaje y quede derretido y jugoso. El molde es igual de importante para la cocción perfecta.

¿Qué molde utilizar?

La receta original sugiere utilizar moldes de 26 cm de diámetro. Sin embargo, nos dimos cuenta de que utilizando un molde tan grande es más difícil evitar que el centro se cuaje. Por ello te recomendamos que utilices un molde redondo de 23 cm si preparas las receta completa, o un molde de 18 cm si preparas la mitad. El tamaño del molde puede afectar a la velocidad de cocción, por ello te explicamos cómo saber cuando la tarta está lista.

¿Cómo saber cuándo está hecha?

Sabrás que está listo cuando los bordes de la tarta estén ligeramente hinchado mientras que el centro todavía tiemble si le das un toquecito al molde.

  • Tarta de queso poco hecha: si ves que toda la superficie de la tarta tiembla, continúa horneándola hasta que los bordes se solidifiquen y solo el centro quede un poco líquido.
  • Tarta de queso demasiado hecha: si los bordes se ven hinchados y empiezas a ver gritas en la superficie, retira la tarta del horno y déjala enfriar.

Si cuando sacaste el pastel del horno no tenía grietas pero han aparecido a medida que se enfriaba es una señal de que el pastel se ha enfriado demasiado rápido, pero no te preocupes, aunque tengas algunas grietas no afectarán al sabor de tu pastel.

¿Cómo servir la tarta de queso?

La tarta de queso debe servirse fría o a temperatura ambiente, principalmente porque solo después de enfriarse completamente adquiere su textura aterciopelada y sedosa. Si cortas un pastel de queso mientras aún está caliente del horno, la textura será demasiado firme y creerás que algo ha salido mal.

Pero si realmente prefieres que tu pastel de queso esté caliente, te sugerimos que lo sirvas con una salsa o mermelada templada o que calientes los trozos individualmente en el microondas. Es una tarta que mejora con el tiempo, no tengas miedo a hacerla con antelación.

¿Cuánto dura la tarta de queso?

Lo mejor de este pastel es que puedes prepararlo hasta tres días antes de servirlo. Para mantenerlo en perfecto estado, no lo desmoldes, cúbrelo con film y déjalo en la nevera. Si quieres servirlo con alguna mermelada o cobertura, espera hasta el momento de servirlo para añadirla.

Si te sobra mucho pastel o prefieres cocinarlo con mucha anterioridad también puedes congelarlo. Para congelarlo debes esperar a que el pastel enfríe completamente, preferiblemente en la nevera. Una vez frío envuélvelo en film de plástico y seguido de papel de plata. Puedes mantenerlo en en congelador hasta un máximo de dos meses.

Para descongelarlo, desenvuélvelo y déjalo en la encimera durante la noche, y ve preparando tus toppings preferidos para acompañarla.

¿Cómo acompañar tu tarta?

Gracias a ese punto salado esta tarta es adecuada para cualquier celebración postre o cena. Nosotros solemos comerla sola pero también puede combinarla con una infinidad de mermeladas o frutas frescas. La mermelada de frutos rojos y las frambuesas frescas contrarrestan la cremosidad de la tarta con su acidez además de añadir un toque de color.

Información nutricional

Raciones 8


Cantidad por ración
Calorías 240
% Valor Diario *
Grasas 20g31%
Grasas saturadas 14g70%
Sal 0.1mg1%
Carbohidratos 20.6g7%
Fibra 0.1g1%
Azúcares 9g
Proteína 4.5g9%

* Los porcentajes diarios se basan en una dieta de 2.000 calorías. Tu valor diario puede ser mayor o menor dependiendo de tus necesidades calóricas.

 

Ingredientes

 500 g Queso crema (tipo Philadelphia)
 150 g Azúcar
 250 ml Nata
 1 Pizca de Sal
 3 Huevos
 20 g Harina
 15 g OPCION A: Idiazábal (o queso curado de oveja)
 1 cucharaditas OPCION B: Vainilla
 1 cucharaditas OPCION B: Zumo de limón

Preparación

1

Bate el queso, el azúcar y la sal a velocidad media hasta que esté en pomada; cremoso y uniforme.

2

Reduce la velocidad e incorpora los huevos uno a uno.

3

Añade la nata, la harina y el queso rallado muy finito (o el limón y la vainilla si haces la otra versión), pasándolos por un tamizador, y bate durante 1 minuto más.

4

Vierte la mezcla en un molde redondo desmoldable de 23 cm de diámetro previamente forrado con un papel de horno.

〉La mejor forma de forrarlo es haciendo una pelota con el papel primero, para que sea más fácil moldearlo después. No hace falta forrar el molde diligentemente, basta con asegurarse de que la base y los lados están completamente cubiertos, y que sobresale algo de papel para que la tarta pueda subir en el horno.

5

Hornea a 220ºC durante 35 minutos para un resultado extra líquido y decadente o 40 minutos si quieres un pastel más sólido.

〉El pastel original está ligeramente crudo por dentro y se deshace al cortarlo. Sin embargo, tras reposar un día en nevera tiende a solidificarse. Dependiendo de cuándo vayas a comerlo puedes dejarlo reposar en nevera (se compactará) o cocinarlo durante 40 minutos para asegurarte de que está completamente cocinado si prefieres un resultado más sólido. Si quieres que mantenga el centro líquido, consérvalo fuera de la nevera.

6

Procede a llevar este pastel a todas tus cenas, fiestas y celebraciones hasta que te hagas famoso por hacer el mejor pastel de queso del planeta y todos tus amigos insistan en que te apuntes a MasterChef.

Tarta de queso
(Visited 908 times, 2 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *